Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

EMULSA desarrolló en Gijón las acciones de la Semana Europea de Prevención de Residuos

Votos

(Total de votos recibidos 72)

(Puntuación 2,94)

comedor escolar

·Gijón se sumó, hasta el domingo 30 de noviembre, a la celebración de la Semana Europea de la Prevención de Residuos (EWWR) con una campaña organizada por EMULSA y centrada en los comedores públicos de los colegios y el desperdicio de alimentos: La comida no se tira, la comida no es basura

A estas iniciativas se sumó también la campaña de recogida solidaria de pequeños residuos eléctricos que ha llevado a cabo EMULSA en 20 ubicaciones de Gijón durante las últimas semanas en colaboración con Cogersa y la Fundación Ecotic. Por cada kilogramo de residuos de los más de 2.000 recogidos en Gijón se donará un euro al proyecto La bioescuela que Cáritas desarrolla en Valliniello (Avilés) para apoyar a jóvenes en riesgo de exclusión social en la búsqueda activa de empleo.

EMULSA desarrolló en 37 comedores escolares de Gijón, la campaña de sensibilización sobre el desperdicio alimentario incluida en las acciones de la Semana Europea de Prevención de Residuos que se celebra en toda Europa.

Entre las acciones desarrolladas en los 37 comedores escolares destacan, la colocación de posters con el mensaje central de la campaña, "La comida no se tira, la comida no es basura"y el reparto deun folleto informativo, a los 3.500 alumnos que asisten a estos comedores escolares de Gijón, con información en cifras de los que supone tirar comida a la basura y algunos consejos para reducir ese tipo de residuo.

Además en 8 colegios de Gijón: Antonio Machado, Martínez Torner, Pericones, L'Atalia, LLoreu, Martínez Blanco, Asunción y Monte Deva, en los que comen 1.214 alumnos/as, los estudiantes de 6º, 5º y 4º de primaria realizaron el pesado diario de las sobras procedentes del comedor y que se tiran a la basura, para analizar los datos y proponer medidas que reduzcan estos residuos. Entre los alumnos de cursos inferiores se repartirá un juego relacionado con el mismo tema.

A estas acciones hay que añadir los mercadillos y talleres y la presencia, en el Rastro de Gijón, del Punto Limpio Móvil de EMULSA, los domingos 23 y 30 de noviembre, dentro de la campaña de concienciación sobre la reducción del uso de bolsas de plástico y la utilización de bolsas de la copra reutilizables.

Actividades especiales en colegios coordinadas por EMULSA:

· CP EVARISTO VALLE: Actividad relacionada con Mafalda. Talleres de reciclaje de cartón, reutilización de bicis, y elaboración de jabón reutilizando aceite de cocina

· CP JOVE: Mercadillo de segunda mano el jueves 20. Talleres de reciclaje de cartón, reutilización de bicis, y elaboración de jabón reutilizando aceite de cocina

· CP MIGUEL DE CERVANTES: Mercadillo el martes 26. Talleres de cartón y de bicis.

· CP LLOREU: Concurso de recetas de tortillas elaboradas con sobras. Talleres de reciclaje de cartón

· CP ELISBURU: Mercadillo de segunda mano. Charlas de compostaje y recogida selectiva para padres y alumnos. Taller de reutilización y reparación de bicis.

· CP MENÉNDEZ PIDAL: Actividades de sensibilización sobre la prevención de residuos. Taller de Patchwork y de reutilización de cartón.

· CP MONTIANA: Mercadillo de segunda mano. Taller de elaboración de jabón.

LA COMIDA NO SE TIRA

Los 1.300 millones de toneladas de alimentos que se tiran a la basura en el mundo cada año, darían de comer a más de 870 millones de personas. Un dato que sin duda debería hacernos reflexionar y tomar conciencia del papel que cada uno de nosotros juega en la reducción de los desperdicios alimentarios. Y es que lo cierto es que, cada europeo, desperdicia 179 kilos de comida al año, lo que significa 89 millones de toneladas de alimentos año de los cuales entre un 30 y un 50% son alimentos sanos y comestibles. De hecho, el 30% de la comida empaquetada se tira antes de ser abierta y la mitad de los alimentos que acaban en la basura son frutas y verduras.

Al margen del alto coste económico y social de estos datos, no hay que olvidar, el coste ecológico, ya que desperdiciar comida contamina lo mismo que un gran país por su alta emisión de CO2. Así que no cabe más que preguntarse, Y tú, ¿qué haces con la comida, la comes o la tiras?

La Semana Europea de la Prevención de Residuos es una iniciativa cuyo objetivo es promover e implantar durante una semana, acciones de sensibilización sobre recursos sostenibles y gestión de residuos y que cada año pone el foco de atención en un tema diferente. La de este año gira en torno al desperdicio alimentario, por lo que desde EMULSA se ha elaborado una programación con más de 25 acciones diferentes en Gijón y la comunidad escolar como principal protagonista.